Alejandra Quiroz fue una de las primeras socias que tuvo Leche para Haití y a través de su historia queremos hacer extensivo un agradecimiento a todos los que hoy forman parte de la Fundación y que hacen posible que hoy estemos creciendo y ayudando a más niños en Haití.
Hace aproximadamente 6 años que Alejandra Quiroz se unió a Leche para Haití (LPH) como parte de nuestros socios. Ella conoció la Fundación a través de una amiga y desde ese momento que decidió entrar. Nos cuenta: “Sentí que era la única posibilidad concreta
que yo tenía para aportar un grano de arena. Me pareció admirable el objetivo de LPH y las actividades que desarrollan sus integrantes”.
Alejandra forma parte de los 170 socios de LPH. Ellos son el pilar fundamental para hacer concreto el apoyo que queremos entregar en Haití y que se refleja las 420 consultas que hemos tenido este año o también en las 18.048 barras de RUTF entregadas.
Después de 6 años Alejandra sigue apoyándonos. Ella nos cuenta: “Lo que mantiene viva mi motivación es que LPH sigue funcionando y me impresiona que, como muchas de estas iniciativas, se ha ido convirtiendo en una herramienta visible y necesaria en Haití. Mientras siga existiendo, trataré de seguir colaborando”.
Hoy nos enfrentamos a un nuevo desafío y estamos inmensamente agradecidos de que Fondo Chile haya creído en nosotros y apoye este proyecto, sin embargo sabemos que sin la ayuda de nuestros socios el crecimiento que hemos tenido como Fundación no sería posible. Como dice Alejandra: “La necesidad existe en todas partes, pero LPH es una experiencia concreta. Si no puedes hacerte parte de la organización de manera activa, hazlo con un aporte económico mensual… todo suma”
Gracias a todos quienes forman parte de LPH y que con su apoyo y hacer que el sueño se haga realidad.