“Es duro el trabajo, pero si hacemos ralla para la suma da positivo. Menos tiempo para uno mismo, pero muchos menos niños desnutridos en Haití”

Tras una misión cristiana en Haití, Leonardo Vega quiso continuar colaborando con el país más pobre de América. Él ansiaba aportar a través de sus conocimientos como asistente social con alguna causa. Así, en 2013 y con 26 años, se unió a nuestra Fundación en la que ha trabajado activamente durante estos tres años, enriqueciendo el proyecto que nos une y ayudando a que cada día sean menos los niños con desnutrición en ese país.

En su primer viaje como colaborador de Leche para Haití, Leo y el equipo de la Fundación lograron, junto a Madame Nicole, Directora y Fundadora del Centro Comunitario LifeLine, la implementación del Programa de Desnutrición en el Centro Clínico del mismo nombre, capacitando a su vez, al personal de salud a su cargo. Luego, a finales del año 2015, en su segundo viaje, pudieron evaluar la ejecución del Programa y capacitar a la nueva encargada. Además, en esta ocasión se pudo buscar nuevos centros clínicos con los cuales trabajar.

A seis meses de su regreso al país, Leonardo ve con entusiasmo el crecimiento de Leche para Haití, tanto en su trabajo directo con los niños como en su rol educativo en Chile. Su proyección para la Fundación es lograr que ésta sea una organización autónoma y autosustentable, que permita seguir implementando un Programa de desnutrición coherente y sólido en diferentes Centro Clínicos de Haití y que logre motivar a los chilenos a colaborar con esta tarea tan noble.

“Nuestro mayor desafío hoy, es diseñar un Programa enfocado en niños menores a 6 meses”, dice Leonardo y agrega “Es duro el trabajo, mucho trabajo, pero si hacemos ralla para la suma, decimos: ¡menos tiempo para ti, menos niños desnutridos en Haití! Y eso, eso lo vale todo”.

Para colaborar con los niños de LPH, así como lo hace Leo y todo el equipo de voluntarios, no es necesario que viajes ni entregues tu tiempo. Puedes ser parte fundamental de este proyecto haciéndote socio y ayudando a que nos hagamos fuertes y crezcamos sanos al igual que los niños que reciben el alimento en Haití